¿Dónde está la otra mitad del medio ambiente?

He aquí uno de los mayores enigmas de todos los tiempos, que todavía hoy quita el sueño a numerosos científicos contemporáneos. Lo más curioso del caso es que al contestar a la pregunta “¿dónde está la otra mitad del medio ambiente?” resolveremos de golpe un segundo misterio, a saber: ¿dónde está la otra mitad del Medio Oriente?. Porque, amigos internautas, me crean o no, la otra mitad del medio ambiente es el Medio Oriente. Dejen que les explique.

¿El medio ambiente, o medio oriente?

Hace milenios, antes del gran estruendo, los dinosaurios comían gente, la gente comía mamut y los continentes formaban uno solo, llamado Pangea. En aquella época, Oriente estaba enterito todavía. ¿Qué ocurrió? Unos lo atribuyen a un meteorito, otros a un gran terremoto y la gran mayoría calla, porque es lo mejor que pueden hacer.

El caso es que una enorme sacudida hizo temblar el mundo entero, resquebrajándolo y dando lugar a los actuales territorios, islas y pedruscos. Se ve que en la zona de Asia, el temblor fue aún más intenso, y así fue como Oriente no sólo quedó partido en dos, sino que una de sus mitades cambió su naturaleza radicalmente. Sufrió una mutación en toda regla.

Y de ese modo, una de las partes resultantes pasó de ser región a convertirse en un concepto. De masa de tierra pasó a ser una idea, algo por lo que luchar los ecologistas del futuro. Dos mitades, dos cosas diferentes con un origen común. Nadie ha podido explicar de una forma científica y satisfactoria este fenómeno. Y no se conoce ningún caso similar. Es como si la otra mitad del Doctor Jeckill, en lugar de Mister Hyde, fuese un aguacate. Una cosa loca, vamos. Total, que hoy me voy con la sensación de que esta pregunta se queda a medio contestar.